drchuckspeaks IT Certification IT dump Certification White Prom Dresses Short Prom Dresses enter product key windows 7 command line Abiballkleider Shop pass examfull IT
Zury Asse

Zury Asse

(Entrevista realizada en noviembre de 2013)

Zury Asse    Filósofo

Tengo 46 años. Nací en México D.F y vivo en Barcelona. Estoy separado y tengo una hija. Soy judío (a mi estilo, abierto). Estudié filosofía y ciencias políticas. He vivido en diferentes sitios: México DF, Nueva York, Tel-Aviv, Pittsburgh…¿Creencias políticas? Dentro del juego soy de izquierdas, pero en ‘meta’ creo en una democracia directa con renta básica.

“Si seguimos dependiendo de una distribución de la riqueza basada en el empleo, ahora que llegan los robots el desempleo será catastrófico”

De nacimiento mexicano, de antecesores judíos sirios, filósofo de vocación y políticamente descentralizado por convicción. Una mezcla interesante y tal vez un reflejo de los que sería hoy en día un filósofo moderno. Es un apasionado de las aplicaciones y las nuevas tecnologías, un filósofo 2.0. Además es co-propietario junto amigos y familia de las librerías “El Péndulo”. Me enseña su nueva aplicación “Overhere”, y me parece muy gracioso ver a Moisés tomando el sol en bañador en una tumbona, y hablando de un Dios descentralizado. Y para más sorpresa, en algunos ratos hace monólogos humorísticos en bares. Firme defensor de la renta básica para el desarrollo individual y de la descentralización del poder.  Según él las nuevas tecnologías ayudan a esta descentralización y llevarán a una democracia directa.

¿Qué es ser filósofo?

Para mí no es estudiar lo que se ha dicho, sino preguntármelo yo mismo, discutirlo directo con el cielo. Y luego experimentarlo en carne propia antes de recomendarlo. Pues para mi la pregunta esencial siempre es: ¿como habría que vivir? ¿de que va todo esto?
Al estar en la universidad descubrí que tengo cierta fascinación por el futuro. Mi pensamiento, incluso político tiene que ver con “qué es lo siguiente?”.

Lo que viene es algo más descentralizado. Más horizontal.

¿En qué sentido?

Si miramos hacia atrás, desde la época feudal, a la monarquía, a los dictadores, a la democracia partidista, el poder se ha ido descentralizando. En esa progresión, el siguiente paso sería una democracia directa, por medio de alguna app quizá, en cuyo diseño pienso a menudo.

¿Y qué tienen que ver las redes sociales en esta descentralización?

Internet y las nuevas tecnologías son el vehículo que está facilitando y provocando ese cambio.

¿Qué papel tiene la economía en la democracia?

También hay una descentralización en la economía. Vamos, espero yo o propongo, hacia lo que yo llamo una layered economy, economía de capas, donde la de hasta abajo es una renta básica incondicional, ponle unos 400€ para empezar, luego viene una capa de actividad personal, informal, lúdica, de intercambio (para la cual pienso en mi proyecto de app: Uconomy) y finalmente la actividad profesional clásica. Con la diferencia de que cuando ésta última falla: no genera suficientes empleos y no distribuye adecuadamente la riqueza, el daño es mucho menor. Y la otra gran diferencia es que con la distribución de fondos directamente a los individuos puede haber una libertad real. La gente podría dedicarse a lo que realmente quiere y habría mucho menos explotación. Además sería nuestra salvación pues si seguimos dependiendo de una distribución de la riqueza basada en el empleo, ahora que lleguen los robots, el desempleo será catastrófico.

Entre comunismo y capitalismo ¿Hay un término medio?

Está por formarse, justamente con la democracia directa y la economía de capas se combina la eficiencia de métodos descentralizados de la derecha, con los valores de libertad y e igualdad de la izquierda.

¿Es Internet una herramienta democrática?

Wikipedia para mi es un ejemplo de lo que se puede lograr. Un conjunto de conocimiento creado de una manera descentralizada voluntaria y gratuita…La revolución de Internet recién está comenzando y me sentiría poco relevante si no la tuviera en cuenta dentro de mi pensamiento político-filosófico.

Ahora el “ágora” son las redes sociales.

Si, a nivel global, inmediato, gratuito…

También nos han hecho ser iguales a todos, es difícil destacar.

Sin duda, es difícil destacar, se ha dispersado la fama, el poder…

Ahora estamos entre lo “eco” y los smartphones.

Lo que espero de la tecnología es que sea un contra-polo para volver a la naturaleza de otra manera. Más contacto con la naturaleza y a la vez seleccionar lo mejor de la tecnología. Finalmente la línea entre lo natural y lo artificial es un poco elusiva. Tenemos miedo a lo artificial, pero donde está la línea? Si nosotros somo ‘naturales’ no lo son también nuestras creaciones? Yo creo que un polo te lleva al otro polo, y con suerte los robots acabarán ayudando a desrobotizar a los humanos; que se encarguen ellos de lo repetitivo y nos obliguen a ser creativos

¿Qué te atrae más de la filosofía?

Lo que me gusta de la filosofía es el misterio y el atrevimiento a dudar de todo y proponer algo totalmente nuevo. El filósofo tiene que ver las cosas desde ningún lado y desde todos.

¿Cuál es tu objetivo como filósofo?

Lo que me interesa es hacia dónde va el sistema. Voy recogiendo información, formando mi propia esfera ideológica que me acompaña pero que debe incluir no solo la esfera mental, sino también la emocional, espiritual, corporal…

¿Cómo pasaste a ser un “filósofo 2.0”?

Cuando vi que venía Internet, me emocioné y quise estar dentro, así que dejé la universidad y fundé una compañía de hosting y comercio electrónico que se llamaba SiclicQ. La íbamos a vender a precio de burbuja puntocom, cuando ésta estalló y se desmoronó todo, decidí regalar mis acciones y dedicarme a otra cosa, fue cuando empecé con los monólogos cómicos y mi etapa de artista conceptual en Barcelona. Luego volvía a México y tras un año de trabajar en las librerías, y ver venir el fenómeno de las apps, fundé la mini-compañía (soy solo yo y todo lo hago con outsourcing), “Life Changing Apps”. La primera app, PrePerish, tenía que ver con preparar tu propia muerte, y en el proceso reconciliarte con ella. Su creación fue larga y difícil. Luego, a raíz de una tabla de Excel que yo usaba para decisiones complejas, por ejemplo varias opciones de vida,  creé una app que se llama “Mmmh” que te ayuda a tomarlas y sentirte bien con lo decidido. Tenía pendiente unas que tuvieran que ver con democracia, economía, etc. Y la primera que salió fue “Overhere”, que permite a los usuarios dar sugerencias sobre cómo mejorar el sitio donde te encuentran. La idea es que así, cada metro cuadrado del planeta tenga una pequeña conciencia flotando en que se discute y propone como podría mejorar.

…………………

Las aplicaciones móviles es una forma de ser filósofo que me gusta pues, en teoría al menos, vas directamente a la comprobación de tu intuición, a la solución, sin pasar por intermediarios como artículos, conferencias, etc.

¿Tienes intención de crear más aplicaciones?

Tres más, una de economía, otra de política, quiero hacer un prototipo de la democracia que yo imagino, y otra de relaciones afectivas: Relationshapp..

Como filósofo ¿A qué otros filósofos sigues?

En su momento me gustaba Nietzsche, Marx, Sartre, Camús, Foucault, Rorty…Ahora ya no leo tanto filósofos clásicos, sino lo que yo llamo pensadores “big picture”, que ven las cosas desde lejos, como a Ray Kurzwail, Beinhocker, Sam Harris…

¿Qué conclusión sacaste de tu voluntariado en los Kibutz?

Tuve una cierta identificación con Israel y con ese proyecto que en sus orígenes tuvo una cosa muy bella, pero me volví muy crítico hacia la política Israelí. Aprendí que cualquier sistema comunitario tiene cosas muy atractivas peor hay que manejar muy bien la libertad de los individuos. Si no lo que pasa es que los jóvenes no quieren sentirse observados por toda una comunidad o que otros puedan decidir sobre su futuro.

Tiras más a Palestina.

No hacia Palestina, sino hacia la paz. No culpa a uno u otro y no me pongo a ver quién tiene razón históricamente. Están en una situación en que tienen una oportunidad de llegar a una paz super benéfica para ambos y no están logrando ver la ‘big picture’. Y pienso que Israel tiene que dar un paso fuerte porque es quien tiene más poder. Los palestinos lograrían mucho más si optaran por protestas pacíficas, a la Gandhi.

¿Cómo ves el futuro?

Yo soy optimista. Nos quejamos y “todo está muy mal”, pues estamos entrenados por la naturaleza a fijarnos en qué está mal y qué falta hacer. Pero lo que no sale en las noticias y lo que no vemos son las revoluciones que han sucedido silenciosamente en estos últimos 70 años, como la subida de lo  femenino, o la relación con los niños y los animales.

¿Qué más va a venir?

Va a venir un crecimiento en la inteligencia artificial muy fuerte, hasta ahora iba lento pero en 10 años es posible que haya un robot aquí limpiando mi casa, y que simule sentimientos, emociones, conciencia…igual y en treinta años sea mi novia.

 

Leave a Reply