drchuckspeaks IT Certification IT dump Certification White Prom Dresses Short Prom Dresses enter product key windows 7 command line Abiballkleider Shop pass examfull IT
Parvaneh Kazemi – Alpinista iraní

Parvaneh Kazemi – Alpinista iraní

Nací en Teherán, capital de Irán, en 1970. Vivo en Teherán y fui profesora de matemáticas durante casi 25 años. Ahora trabajo a veces como guía de montaña.

“El mundo debería creer en las mujeres y sus habilidades”

Parvaneh es una de las pocas mujeres iraníes que han escalado un 8.000, o simplemente, se podría decir que es una de las pocas mujeres en hacerlo, independientemente de su nacionalidad. Ha sido pionera en alcanzar algunas cimas. Ex jugadora de bádminton y ex profesora de matemáticas halló su sitio en la montaña, y desde entonces sigue enganchada a los arneses y cuya mayor recompensa son las vistas desde las cima. Y aunque quizás las personas amantes de la montaña ya lo sepan, Parvaneh nos descubre un nuevo país paraíso para montañistas. Parvaneh nos enseña que las cosas divisando el horizonte se ven de otra manera. A las alas de esta mariposa le quedan todavía muchas horas de vuelo, o mejor dicho, muchas cimas que alcanzar (Parvaneh en persa significa mariposa).

¿Cuándo escalaste una montaña por primera vez?

Empecé a escalar muy tarde. Mi primera montaña fue un pico en el norte de mi ciudad en el 2005. El Tochal, 3.960 metros, el cual sigue siendo mi principal lugar de entrenamiento.

¿Cómo, cuándo y porqué decidiste empezar a escalar?

Empecé a ir a la montaña en 2005 sólo para relajarme. En aquel entonces era una jugadora de bádminton, entrenadora y árbitro. Teníamos mucha tensión en las competiciones de bádminton, y odio la pelea y el estrés para ganar.  Sólo iba a la montaña para tener algunos momentos de calma, algo de paz, silencio y relajación. Después de ir algunas veces al Tochal, pensé que este era el deporte que estaba buscando desde hacía mucho tiempo. Antes de escalar intenté otros deportes, pero la montaña es completamente diferente y muy emocionante para mí.

 ¿Cuál es tu motivación para escalar?

En simples palabras, la belleza de la montaña. Un sentimiento especial cuando ves el amanecer en lo alto nunca te deja y te empuja a ir una y otra vez.

¿Qué piensan tu familia y amigos?

Al principio pensaron que era un hobbie para mí, pero ahora se han dado cuenta de que voy más en serio. Al principio era raro para ellos, pero ahora, después de unos pocos 8.000, han aceptado mi estilo de vida.

¿Cuál ha sido tu peor experiencia?

Mi peor experiencia ha sido perder a algunos amigos. En mi primer 8.000 un compañero muy joven tuvo un edema (Un tipo de enfermedad de alta altitud, que es la mayor causa de muerte en la montaña. Hay dos tipos, cerebral y pulmonar) y falleció. Estaba en Manaslu, éramos tres en una tienda de campaña e intentamos salvarle, pero desafortunadamente no fue posible. Otra mala experiencia fue en el Kanchenjunga a 8.000 de altitud, me enfadé con una amiga y nuestra Amistad se acabó. Es un tipo de muerte para mí.

¿Y la mejor?

Una de mis mejores experiencias fue en el Ama Dablam, donde tuve una herida y algunos puntos en la mano derecha, mucho estrés y presión para mí como única mujer de Irán. Viajé sola y escalé, no en grupo pero alcancé la cima sin aclimatación en tres días. Fue un buen intento y una gran experiencia. Nunca olvidaré la vista desde la cima, me encanta esta montaña.

¿Qué sientes cundo llegas a la cima?

Creo que es completamente personal y privado. Por supuesto no es un sentimiento como de conquista o de victoria. No estoy orgullosa ni me siento muy fuerte, por supuesto la naturaleza ha sido muy generosa conmigo para poder quedarme unos minutos en algunas cimas. Como vivo en Irán, donde hay muchos límites para las mujeres, es un buen sentimiento también algún tipo de ayuda a otras mujeres iraníes para hacerles creer en ellas mismas y tal vez alguna esperanza para ellas.

¿En algún caso no pudiste llegar a la cima?

La cima no es gran cosa, pero no intentarlo es muy malo para mí. Pasó en Dhaulagiri el año pasado, cuando el mal tiempo y la fuerte nevada hizo que abandonáramos a 7.250.

¿Qué has aprendido escalando montañas?

Que nada tiene mayor precio que la amistad, momentos y mi libertad. También que debería ser paciente y mantenerme calmada en los duros momentos de la vida. Puedo encontrar una salida finalmente si lo intento lo suficiente ¡Y quiero hacer lo suficiente!

¿Qué significa escalar para tí?

Simplemente significa “estar vivo” para mi, respirar. No puedo imaginarme la vida sin la montaña ahora. La montana es la principal parte de la vida.

¿Qué le dirías a las mujeres afrontan retos?

Estoy orgullosa de toda mujer que intentan vivir su sueño no sólo en la montaña, también en todos los aspectos. En el mundo de la escalada tal vez todo es más duro para la mujer, especialmente en mi país; y algunas necesitan coraje y motivación. Por este motivo organizamos la exposición de fotos en Teherán en enero del 2015 sobre la mujer y la montaña. Fue impresionante, muchas fotos de alrededor del mundo y también tuvimos grandes invitados como Gerlinde Kaltenbrunner y Billi Bierling, dos mujeres fuertes. Intento decir a las mujeres que se involucran en grandes retos “Gracias, vuestro esfuerzo hace grandes cambios en este mundo desigual”.

¿Qué sientes al ser la primera mujeres iraní en escalar el Everest?

¡No fui la primera mujer en el Everest! En 2005 otras dos mujeres de Irán escalaron el Everest en un gran equipo. 20 escaladores, hombres y mujeres, de los cuales 13 alcanzaron la cima. Yo fui la primera mujer iraní independiente en escalar el Everest y, por supuesto, la primera mujer en el mundo en escalar el Everest y el Lhotse (de 8.516 metros) en sólo una semana. El 18 de mayo del 2012 el Everest y el 25 de mayo el Lhotse. Fue un record mundial pero los records no son importantes para mí. Lo más importante es la satisfacción y la diversión. También fui la primera mujer iraní en el Mustang Ata (7.546), Manaslu (8.163 metros), Amadablam (6.812), Lhotse (8.516), Kanchenjunga (hice 8.200 de los 8586 m.) y  Dhaulagiri (hice 7.250 de los 8167 metros). En todos ellos fue la primera mujer iraní, pero no es importante, sólo intento seguir mis sueños.

¿Te encuentras a otras mujeres cuando escalas o todavía es una cosa de hombres?

Me encontré con algunas mujeres en el Himalaya, aunque no eran muchas. Parece que todavía las mujeres tenemos más dificultades para las expediciones, incluso en países del oeste. A pesar de las muchas mujeres fuertes que han hecho el Himalaya como Edurne Pasaban, Gerlinde Kaltenbrunner, Nives Meroi, Katja Staartjes y Arlene Blu. Una mujer en alta montaña es un poco extraño en el Himalaya todavía hoy en día. El mundo debería creer en las mujeres y sus habilidades.

¿Qué podrías decir de Irán?

Irán es uno de los mejores sitios para los amantes de la naturaleza, especialmente para montañista porque tenemos montañas altas y paredes altas.  La más alta, el Damavand con una forma muy bonita, es un gran reto en invierno. El Alam Kouh de 4.850 metros, incluye 800 metros de pared y muchas rutas diferentes para todo tipo de escaladores. Desde lo más fácil hasta lo más difícil ¡Un auténtico paraíso para los escaladores!

Hay tradición en Irán de escalar ¿Por qué?

Como te he dicho, tenemos muchas montañas bonitas por su naturaleza única. Hay un largo número de escaladores, incluso mujeres. Los fines de semana hay miles de escaladores en diferentes montañas en las diferentes partes de Irán.

¿Cuál es tu siguiente reto?

Es en la primavera del 2015, la quinta montaña más alta del mundo. El Makalu (8.564 metros), con lo que es uno de los 8.000.

 

Leave a Reply