drchuckspeaks IT Certification IT dump Certification White Prom Dresses Short Prom Dresses enter product key windows 7 command line Abiballkleider Shop pass examfull IT
Cristóbal Colón

Cristóbal Colón

Tengo 65 años. Nací en Zaragoza. Llevo 40 años viviendo en Cataluña y 30 en Olot. Estoy casado y con dos hijos.

“No hay cosa más triste que pasar por la vida sin preguntarse nada”

Cristóbal viene a Catalunya por motivos políticos, sus ideas de entonces comunistas no se veían con buenos ojos en Zaragoza. Aunque en palabras de él “He crecido y gracias a Dios ya no lo soy”. Política a parte, es un hombre amante de las personas. Tiene carisma, empatía, y su manera de hablar clara y provocadora embauca. Desde luego es una persona a la que vale la pena escuchar por su sabiduría. Tiene un punto excéntrico, pero mucha cordura. Lamenta que en la carrera de Psicología ya no se haga Filosofía, como se hacía antiguamente. Y dice que ahora se explican “cuatro tonterías”. Según él, La Fageda es un proyecto social cuyo medio son los iogures. Es una cooperativa de más de 30 años de historia y sus iogures están entre las tres marcas más vendidas. Al acabar la jornada, tengo la sensación de haber estado de campamento una semana. Como la empresa no es su terreno, y todo el mundo se pregunta por el éxito de La Fageda, se ha rodeado de los que saben porque como dice él “somos listos porque sabemos que no sabemos”. Insiste en que la vida es corta y hay poco tiempo. Él utiliza la expresión latina “Memento mori” (“Recuerda que te vas a morir”), y añade – y que no sabes cuando. Ahora que se plantea la jubilación, la intención es hacer de La Fageda una fundación.

Empezó como sastre…

Mi padre murió cuando tenía 13 años y me puse a trabajar con mi tío que era sastre, para aprender este oficio. A los 16 años entro a trabajar en la mejor sastrería de Zaragoza y más tarde monto mi propio negocio, pero al volver del servicio militar veo que no quiero dedicar mi vida a la sastrería. La necesidad de dar sentido a mi vida y al mismo tiempo de descubrir el misterio del ser humano y la mente me impulsan a entrar en el psiquiátrico de Las Delicias como mozo de manicomio.

¿De dónde viene tu interés por la psicología?

Ya desde niño me pregunta ¿Qué es eso de estar vivo? Y como soy muy preguntón me dediqué a la psicología porque necesitaba respuestas.

¿Y te las respondió?

No, por eso dejé el psicoanálisis.

………………

De la psicología paso a trabajar en un manicomio en Zaragoza motivado por las preguntas que hoy me sigo haciendo. No hay cosa más triste que pasar la vida sin preguntarse nada.

¿Cómo empezó La Fageda?

Quería hacer un proyecto con personas con problemas mentales, y tenía claro que tenía que ser en el campo. Y de aquí vino la idea de instalarnos en medio de la zona volcánica de La Garrotxa y hacer iogures.

¿Tiene intención de hacer una tienda de La Fageda?

Ya hay empresas o personas cuyo negocio es abrir tienda, el negocio de La Fageda es hacer yogures.

También hacéis helados y mermeladas.

Sí, pero como somos listos y sabemos que no sabemos, nos asesoramos por personas que sí saben de estos productos.

La Fageda es un ejemplo de que sí se puede.

Es un ejemplo de lo que parecería que no es posible pero que lo es.

¿Eres una persona de riesgo?

Me gusta el riesgo, pero controlado. Vivir es arriesgarse, pero intento que el riesgo sea moderado.

¿Qué has aprendido de los trabajadores con discapacidad?

He aprendido que las personas somos seres misteriosos, que todos tenemos un potencial interno que tenemos que descubrir. Cuando uno se centra en las capacidades que uno tiene, es capaz de superarlas y tener una vida digna y plena.

¿Algún consejo?

Hay que ser profundamente egoísta. Tienes que saber y preguntarte qué es lo que quieres. Y darte cuenta de que tienes poco tiempo. Para amar a los demás hay que amarse a uno mismo.

¿Cómo ve el futuro de La Fageda? ¿Cómo le gustaría que fuese?

Ya estoy cerca de la jubilación y me planteo el futuro de La Fageda, la etapa “post fundacional”. Estamos trabajando muy intensamente para que La Fageda pueda seguir cumpliendo su misión durante muchos más años. En este sentido estamos planeando inversiones en la fábrica de yogures, ya que las instalaciones actuales tienen más de 20 años y en parte están obsoletas. Por otro lado, habida cuenta que La Fageda no es mía, sino de una cooperativa y dos fundaciones, mi ilusión y mi propósito es que quede en manos de “personas sabias y buenas”, que hagan funcionar la empresa en un mercado abierto y competitivo y al mismo tiempo preserven la finalidad esencialmente social de La Fageda.

9 Comments

Leave a Reply